Usuario invitado
Mi cuenta


Edificio Lanzadera, La Marina de Valencia, Calle del muelle de la aduana s/n, 46024 Valencia ES
bemariposa english
Edificio Lanzadera, La Marina de Valencia, Calle del muelle de la aduana s/n, Valencia, ES
+34680457184 https://cdn1.storehippo.com/s/5e84860f27376b53d8f7f723/5f3d3b9c3a85fdd953ab5969/webp/logo-bemariposa-480x480.png" hi@bemariposa.com
Bemariposa 7 Propósitos para un consumo responsable y sostenible 607850281b8c0087b7eeebab/propositos-consumo-responsable.jpg
Bemariposa ¿Cómo contribuye Bemariposa a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? 60786a5c77895565fdb45635/objetivos-desarrollo-sostenible-ods.jpg
Bemariposa Razones por las que el consumo responsable ayudará a superar la crisis del coronavirus 60783011367e77312dbddc24/consumo-responsable-superar-coronavirus.jpg
Bemariposa ¿Cómo mitigar el cambio climático desde el consumo responsable? 60786439dfe089fcd4e0d80a/mitigar-cambio-climatico-consumo-responsable.jpg
Bemariposa La economía circular es el nuevo black 607852fe4c17f1085cdbd99c/economia-circular-nuevo-black.jpg

7 propósitos para un consumo responsable y sostenible

    Al final de cada año siempre nos paramos a hacer balance sobre lo acontecido durante el año vivido y plantearnos nuevos propósitos de cara al nuevo. 

    Este 2020 ha supuesto mucho esfuerzo e incertidumbre para todos. Para ser francos, nos ha puesto a prueba en muchos sentidos y nos ha llevado a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y nuestro impacto sobre el medioambiente. 

    La estrecha relación que hay entre el desarrollo de  la COVID-19, y el deterioro ambiental y la pérdida de biodiversidad, ha despertado el interés social por tomar partido.

    Un interés que lo podemos ver reflejado en un incremento del consumo responsable y sostenible. Algo que tiene implicaciones muy positivas si tenemos en cuenta que el 64% de las emisiones globales son producidas por el consumo individual.

    Por eso, y de cara al año nuevo que empieza, quiero mostrarte que nuevos propósitos puedes marcarte para que tú también pases a la acción:

    1. Rechaza plásticos innecesarios.

    Puedes evitar el uso de bolsas de plástico llevando tu propia bolsa de tela a la compra y evitar usar plásticos de un solo uso, como por ejemplo los vasos de plástico, las pajitas o los films para conservar alimentos. Actualmente, puedes encontrar alternativas sostenibles muy prácticas y resolutivas. 

    2. Cuida el consumo de agua.

    La escasez de agua es ya una realidad. El problema que se avecina es serio, y una clara y triste señal de esto, es que el agua ya ha entrado a cotizar en bolsa. Algo muy preocupante. 

    Si no lo haces ya, es el momento de que cuides tu consumo evitando derrochar agua, arreglando posibles fugas, optimizando el uso del lavavajillas o tomando una ducha en vez de un baño y cerrando el grifo mientras te enjabonas.

    3. No compres por comprar.

    Pensar y planificar las compras te ayudará a evitar comprar de más y acabar con productos que caducan en la despensa o que en realidad no necesitas. Si lo piensas bien, esto repercutirá también en tu bolsillo permitiéndote ahorrar. 

    4. Cocina de forma responsable con productos locales, frescos y de temporada.

    Piensa no solo en lo que vas a comer sino también con qué y cómo lo vas a cocinar. Elige ingredientes de temporada, frescos y locales y si son ecológicos, pues mejor. Optimiza el consumo de agua y la forma de cocinarlos, y evita el desperdicio aprovechando las sobras para otros platos. 

    5. Mira las etiquetas.

    La información de las etiquetas es importante. Comprueba en ellas la procedencia de los productos, los ingredientes, el consumo energético que tienen en el caso de aparatos eléctricos, etc. 

    Además, puedes fijarte si disponen de algún sello o certificado de sostenibilidad que te garantice las buenas prácticas en la producción de dicho producto. 

    6. Reduce, recicla y reutiliza.

    Reduce tus compras a lo necesario, pero además evita los envases o envoltorios para reducir los residuos. Y cuando esto no es posible, procura que sean reciclables e incluso que se puedan reutilizar, como por ejemplo los envases de cristal. 

    7. Repara siempre que puedas.

    Los malos hábitos de consumo y la obsolescencia programada nos han llevado al usar y tirar sin pensarlo dos veces. Es el momento de pararse a elegir productos que tengan una mayor durabilidad y valorar, antes de tirar, si se pueden reparar y alargar su vida útil. 

    Un zurcido bonito puede darle vida nueva a esa prenda que dabas por perdida. 😉

    Como ves, no son pocas propuestas para que pongas en marcha en este nuevo año que empieza. No hace falta que te agobies y que te lances a por todas desde el principio. 

    Puedes ir poco a poco incorporándolas en tu día a día para que de forma natural se conviertan en tus nuevos hábitos. De hecho, es lo que te recomiendo. 

    Y como quiero ayudarte en el proceso, facilitarte la información y el acceso tanto a productos sostenibles, como a los negocios que los comercializan, te animo a que visites nuestro marketplace de impacto social y medioambiental.

    Cuéntame por cuál de estos propósitos vas a empezar o si ya estás en el camino hacia un consumo responsable y sostenible. 

    Te espero en los comentarios.

    Deja una respuesta


    Invalid Email